Bailar

Me encanta bailar. Lo disfruto mucho. Y nunca he ido a clase, ni lo hago bien. Pero es uno de los actos más irracionales y a la vez con más matemática que se ha inventado el ser humano. Suena algo. Hay un ritmo. Lo sigues, te mueves, te dejas llevar. Y cuando terminas, la vida … Sigue leyendo