Adéu, 2014: las entradas más tinconas

2014 ha sido un año raro. Sigo siendo pobre, en el mismo trabajo igual de mal pagado, no me he cambiado de casa (por primera vez en Barcelona, iba a mudanza anual) pero sí he cambiado el cohabitaje amiguil por el amoroso. Más de un año de amor. También he seguido colaborando (menos de lo … Sigue leyendo