Olvidos (imperdonables) de 2014

Como siempre ando como vaca sin cencerro y no pienso mucho y no tengo la cabeza para nada después del estrés laboral, cuando me pongo a hacer cosas y las acabo estoy dos semanas dándole vueltas a todo lo que podría haber añadido (o, en ocasiones, quitado) y, sobre todo, a lo que se me … Sigue leyendo