El cocido madrileño

Soy de buen diente, disfruto comiendo y casi todo me gusta. Pero tengo paladar proletario o algo así, porque lo que más me gusta son los platos bastos, de esos que te piden una siesta después, que te dejan del revés. Mis orígenes gallegoleoneses me han acostumbrado desde pequeño al botillo, una delicatessen culinaria berciana … Sigue leyendo