Corte publicitario: el anuncio de Canal+

Poniéndome en plan Autocontrol, voy a confesar que la publicidad ME GUSTA. No solo porque casi directamente vivo de ella, sino porque ha acabado por convertirse en un remanso de paz entre tanto contenido mierdero y tanto ruido y tanto grito. No requiere atención, son historias cortas y uno ya está curado de espanto y no se deja influir por los mensajes de ventas (o al menos eso me creo yo). Así que sí, a veces dejo la publicidad puesta y veo los anuncios y me dedico a pensar en ellos. Normalmente los olvido al momento, y si los veo muchas veces o me irrito o dejan de hacerme efecto y mi mente se queda en blanco en el momento en el que aparecen. Del primer grupo, el de los irritantes, ya tengo uno que está en el primer puesto de 2015, y no sé si va a bajar: Canal+.

Me llamó la atención desde la primera vez que lo vi, y veo que están invirtiendo mucho porque me lo he cruzado varias veces, sin ser demasiado target: no me interesa la tele de pago existiendo internet y menos que me intenten vender contenidos exclusivos poniendo de ejemplo El Clásico, que sé lo que es pero preferiría no saberlo. Para ordenarme un poco, iré punto por punto (son pocos puntos).

1. El spot narra una escena supuestamente cotidiana y realista entre un padre y un hijo. Van en bicicleta por la calle y charlan sobre la independencia del hijo, las diferencias de cada uno a la hora de escoger su estilo de vida, que son más o menos salvables excepto por el detalle de que el hijo es del Barça y el padre del Real Madrid. Todo esto para contarnos que por 10€ al mes puedes ponerte Canal+ y disfrutar del fútbol, las series, las pelis, TODO. Por supuesto, al ser el fútbol la temática, es imposible que aparezca alguna mujer opinando, a pesar de que el hijo tiene pinta de no haber visto un partido completo en su vida, por mucho que diga que es del Barça. Como mucho, si fuera indoors, la mujer estaría llevando cervezas y preparando snacks para la machada. Me imagino que, si al final el padre decidiera permitirle la entrada a su hijo en su casa, la escena sería algo así:

2. Creo que lo primero en lo que me fijé es que utilizaba la estética hipster con el personaje del hijo, concretamente el hipsterismo de cadena de ropa low cost y revista de tendencias de hace 3 años, el que se puede ver por las calles después de que varios medios americanos (a los que siguieron medios occidentales un año más tarde) decidieran reinventar el término y convertirlo en un target comercial. Parece que ha calado hondo, a saber (empieza la retahíla de clichés, cuidado): barba (escasa), gafas (no graduadas), vaqueros pitillo (le quedan grandes), camiseta de tirantes con lema random (se acierta a ver “hot”, “cold” y “www”. Podría establecerse como la descripción del randomismo hipster) tapada por una chaquetilla de punto color block, fixie… Aquí tenemos al hijo del anuncio. Por su parte, el padre lo debió tener con 17 años, y aunque hace el papel “conservador” de la historia, es un padre enrollado que no lleva corbata y va en bici a trabajar, como toda la gente que está forrada en España. La conversación entre los dos va sobre fútbol, que así ya de primeras me irrita y me echa para atrás. Ya no es que el hipterismo sea mainstream, es que ya está hasta sobado por la publicidad mainstream. Vamos, que llegan tardísimo. Y tiene doble punto negativo eso de llegar tarde a algo que es LA NADA.

3. Después, nos quieren presentar a los personajes por sus diferencias, pero parece que los creativos son de esos que piensan que su mundo es EL MUNDO en general y creen que, por ejemplo, tener una fixie es de pobres. Y no lo estoy interpretando. El hijo dice, literalmente: “tú bici de paseo y yo fixie, tú forrao y yo sin un duro”. Una fixie en Barcelona no baja de los 300€, cantidad que al creativo le debe parecer de pobre, porque el chaval está arruinado pero no usa bicing (40€/año) ni un vehículo cualquiera, sino que se deja el dinero que al parecer no tiene en una bobadita para ser cool. Las bicis de paseo, que son de padre forrao, se pueden conseguir nuevas más o menos por la mitad.

4. Parece que está rodado en Barcelona (los fondos parecen calles del barrio de Marina), pero algo falla: no hay peatones caminando por el carril bici, todo está despejado y limpio y eso permite que los actores puedan mirarse a la cara mientras pedalean, cosa completamente imposible. Me parece más verosímil el unicornio de Just Eat.

5. Aunque nos intentan presentar una relación súper buena onda entre dos generaciones, lo cierto es que el padre es lo peor. De hecho, la primera frase del spot es “no sé qué he hecho mal”. Su hijo quiere ir a ver el partido con él y el padre prefiere darle una lección de vida (“10 euros, un cubata menos al mes”, a lo que yo añadiría: o 35 meses de Canal+ si no te hubieras pillado la fixie, alicate) que pasar dos horas con su hijo compartiendo una afición común. Lo dice, además, poniendo énfasis en la palabra “independiente”, no se sabe muy bien si porque le parece mal que su hijo haya volado del nido o porque realmente es el padre el que está pagando esa independencia. Probablemente una mezcla de las dos: en España los hijos se van tarde, pero cuando se van los padres insisten en seguir controlando sus vidas, y una manera es prestando pasta.

6. En definitiva, un spot que parece inocuo y bobo y que en realidad está lleno de valores negativos (el control sobre los demás, el individualismo extremo, el abandono familiar con la bandera de la lección vital, las modas más vacías, la importancia del dinero) condensados en un tiempo récord de 20 segundos.

Anuncios
Comments
4 Responses to “Corte publicitario: el anuncio de Canal+”
  1. Héctor dice:

    Hola, me ha gustado tu crítica, y queria saber si opinas si hay alguna relacion entre que el hijo sea independiente y que sea del barça (cataluña)
    No se si me explico.
    Muchas gracias

    Me gusta

    • Borja DF dice:

      Hola Héctor,

      La verdad, no había llegado a hilar tan fino. Mi opinión es que es simple coincidencia, porque no creo que la cabeza de quien perpetró esto dé para tanto. Pero igual sí, ahora me quedo con la duda.

      ¡Gracias por la observación!

      Me gusta

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] la sensación de que estoy un poco cachas ahora. Pero da mucha vida, es muy guay y cuesta 25€. En divisa anunciodecanalplus, dos cubatas y […]

    Me gusta

  2. […] 4. Corte publicitario: el anuncio de Canal+: la publicidad, cómo me gusta escribir sobre ella. Me gustaría no tener que hablar de ella, sin embargo. El anuncio de Canal+ tiró de tópicos (escenario barcelonés incluido) y me puso de los nervios. […]

    Me gusta



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: