Spotify Noviembre: Cuando despertó, el otoño todavía estaba allí

Ay, qué mes más tonto. Entre toneladas de trabajo y la fragilidad de mi salud, que siempre ha sido de hierro hasta ahora, he estado despistado y errático. Esta expansión se ha dejado notar en el blog, con el mes más ecléctico y unrelated que recuerdo, hablando de cosas que nada que ver y metiéndome donde no me llaman. Y así seguirá, me temo. Lo mismo me llena de orgullo y satisfacción mi ciudad dormitorio que me enervo con los ataques a Madrid. También ha habido un poquito de egoblogging vía eventillos, mucha música y reflexiones desubicadas con propósitos que no cumpliré. Menos mal que la música siempre me salva, y que las listas mensuales ponen un poco de rutina y tarea en mi vida. Además, el otoño continúa con su racha de novedades y maravillas. Este mes hay muchas canciones con vídeoclips chulos, así que también los incluyo.

tumblr_mupnv4NGAP1r0abqqo1_500

Music Go Music – Love is all I can hear

A puntito estuve de meter a Music Go Music en los grupos de un sólo disco, por aquello de ser un grupo paralelo y porque casi no hicieron conciertos y todo fue muy misterioso y parecía un divertimento. Pero el otoño siempre trae sorpresas musicales y el regreso de Music Go Music es una de ellas. Si en 2008 nos enamoraron a todos con esa revisión de ABBA pasada por la psicodelia con Expressions, en 2013 reaparecen con este hitazo que sigue las misma premisas (un poco más disco, quizá) y que es el adelanto de su segundo largo, Impressions.

Beth Orton – Summer Feeling

Cuando un día estás de bajón otoñal y alguien se acuerda de ti y te manda por DM una canción para salir del paso es maravilloso. Y eso me pasó a principios de mes. Y la canción es esta preciosidad de Beth Orton, una cosa loca de genio y literatura que me tiene atrapado. That summer feeling haunted me.

Parade – Si no fuera por ti

Iba a poner el single Tierra postapocalíptica, pero el disco entero ya estaba disponible antes de cerrar la lista y he metido la canción política de Amor y Ruido. Una preciosidad en la que el amor salva a nuestro protagonista de acabar siendo cosas tan terribles como proxeneta o político. Ay, Antonio Galvañ, LO HAS VUELTO A HACER. Podría ir cualquier canción del disco aquí, todas son perfectas.

Nicole – Baila

Todo lo que me llegue de Chile me va bien. Al menos siempre tendrá una oportunidad en mi reproductor. Esta canción la incluyó Club Fonograma entre lo mejor de la primera mitad del año y me chifló y como soy de pensamiento lento todavía no tengo asumido que Spotify ya está en bastantes países y que cada vez es más fácil acceder a música latinoamericana. Así que me lancé a escuchar el disco de Nicole entero, pero la verdad es que no me ha dicho gran cosa. Eso sí, esta canción sobre bailar es una joya. Bueno, en realidad, cualquier canción que hable de bailar puede ser una joya para mí.

The Hidden Cameras – Gay goth scene

Uno no puede estar a todo. No me cuesta nada reconocer que hay grupos a los que he descubierto tarde, otros que no he escuchado y debería y que siempre habrá miles de canciones por ahí que me podrían cambiar la vida y que nunca encontraré. A The Hidden Cameras los descubrí gracias a Hidrogenesse y el EP de remezclas que hicieron. Y por supuesto, me acerqué a ellos porque los remezclaban Hidrogenesse, que esos sí que son ídolos. Ahora The Hidden Cameras sacan un single que es un hitazo, una canción sobre góticos maricones que se puede escuchar en loop. We don’t want no gay goth scene int his house.

El Último Vecino – Un sueño terrible

Lo bueno de los discos buenos es que puedes seleccionar cualquier canción para una recopilación y siempre funciona. Con El Último Vecino pasa, y el mes pasado metí mi favorita, Qué más da, aunque me quedé con las ganas de incluir el que es el éxito real, Un suelo terrible, la más tarareable de todas, la más pop. Una canción redonda a la que es imposible negarse. Por cierto, aprovecho para comentar que no sé a qué viene esa sorpresa de muchos medios y blogs al encontrar influencias de El Último de la Fila en la música de EUV. El Último de la Fila es un grupo bastante respetado en Catalunya e imagino que los veinteañeros de ahora habrán mamado sus discos en casa. Como a todos, lo que escuchamos en casa de pequeño se nos cuela para siempre en la memoria.

Mercury Rev – Opus 40

Otra de las faltas que encontré en la lista qeu aglutina todas las listas fue Mercury Rev. A pesar de que no soy fan de todos sus discos, de los discos de los que soy fan soy fanísimo. Deserter’s Songs es una de esas obras maestras perennes, que no perderán jamás un ápice de genio. Y, puestos a elegir, selecciono la canción más bonita y bien hecha, Opus 40. Una delicia.

Best Coast – I don’t know how

Cómo me gusta cuando un grupo que ni me va ni me viene hace una canción que me atrapa. Best Coast no me dicen demasiado, probablemente por la sobredosis de grupos del mismo corte que hubo hace un par de años. Con tanta Vivian Girl me aturullé y pasé del movimiento. Sin razón alguna, cayó en mi Spotify I don’t know how, de su nuevo EP, y me tiene loco. Me huele añeja, a pop comercial de hace 25 años, me gusta que sea limpia y concisa. Me pone de buen humor. Gracias, Bethany Consentino.

Suárez – Río Paraná

Sí, mucha música latinoamericana, pero todavía no se han puesto las pilas con los pioneros. Suárez fueron mucho en Argentina, hicieron discos brutales (ojo a Galope, un clásico) y luego desaparecieron. Su cantante, Rosario Blefari, todavía sigue en activo en solitario. En octubre me entraron ganas de escuchar una de mis canciones preferidas de ellos, Estrella Solitaria, pero me encontré que solo hay un par de temas sueltos en Spotify. Al menos uno de ellos es este Río Paraná, que está entre lo mejor de ellos. Amor.

Eartha Kitt – Where is my man

Uno de los recuerdos cinematográficos más potentes que tengo en la memoria es el primer visionado, en la videoteca de CC de la Información de la Complutense, de Tráiler para amantes de lo prohibido, el corto promocional que rodó Pedro Almodóvar para ¡Qué he hecho yo para merecer esto?. Una pieza muy divertida y banal que tiene una escena que me chifla: en ella, el personaje interpretado por Josele Román se ve obligada a ejercer la prostitución para dar de comer a sus hijos y, vestida con bien de oros, se planta en la zona de trabajo a ritmo (y playback) de Where is my man de Eartha Kitt. Si la Román es una fiera incontrolable, la Kitt es algo más que una maestra de la materia. Un clásico eterno, la canción. Y el videoclip.

Lorde – Royals

La auténtica concesión mainstream de este mes. No soy muy dado a dejarme atrapar por los súper éxitos, pero esta canción me ha gustado y no puedo parar de escucharla. Igual a finales de año ni me acuerdo de ella, y aunque haya vendido la de dios me da que va a ser un one hit wonder de manual, pero mientras esto sucede prefiero vivir en el presente y disfrutarla. Y añado que la chica, que solo tiene 16 años, me cae muy bien.

Ciëlo – Transformador (Gabriel Lucena Mix)

En uno de los últimos EPSA hicieron un monográfico sobre Silvania, aclarando que Ciëlo, el proyecto posterior de Mario y Cocö, daba para otro programa. A mí Silvania me pillaron de adolescente y creo que no supe entenderlos, pero Ciëlo sí que me flipan. Mucho más pop, pero 100% electrónicos, no se me ocurren ejemplos de algún grupo similar en nuestras fronteras. Me gusta más su primer disco, pero esta remezcla de Transformador me parece un trallazo impresionante. La combinación perfecta de pop y baile, de agresividad y vanguardia.

Kanye West – Bound 2

Hay canciones a las que no prestas atención hasta que alguien coge, agarra y te dice: MIRA QUE MARAVILLA. Y esto mismo me ocurrió con la última canción de Yeezus. En octubre, mi amiga Silvia compartió una lista maravillosa, muy hiphopera y disco y electrónica, que contenía esta preciosidad (en las formas) de Kanye. En los fondos, una declaración de amor algo heavy metal. Pura perfección. Amigo Kanye, sí que eres un poquito dios.

The Velvet Underground and Nico – Sunday morning

No podía faltar Lou Reed este mes. Se nos ha ido un grande. Lo que más me gusta de él es el debut de The Velvet Underground, y su muerte un domingo por la mañana encierra cierta poesía, ya que Sunday morning es la primera canción que se escuchó, la que abre su primer disco. Y la canción más usada para hablar de resacas en redes sociales.

Los Claveles – El hombre de las mil caras

¡Vuelven Los Claveles! Una de las mejores noticias del mes. Y no lo hacen de cualquier manera, sino acompañando a Bananas, otro regreso sorpresa. Será en Madrid, y yo me lo perderé. La canción que selecciono de ellos es una especie de versión / préstamo de En la rebelión de Décima Víctima, otro grupo al que he dado bastante caña este mes (pero que no está en Spotify, EJEM).

The New Pornographers – Letter from an occupant

Imagino que cuando un grupo no te gusta demasiado, su mejor canción es la que más te gusta. Eso es lo que pienso de Letter from an occupant, y parece que Stereogum también. 

Pauline en la Playa – Titubeas

Otra canción emocional. Este mes, Pauline en la Playa volvían a tocar a Madrid y dieron una entrevista en la que animaban a aquellos que no las conocían a empezar por el principio, aquel lejano Nada como el hogar, y concretamente con Titubeas. Esto me recordó que ese mini LP me lo compré con 17 años sin haber escuchado ni un acorde de ellas, sólo el hecho de que venían de Undershakers me valía como aval de que me gustaría. Cuando le di al play sonó este Titubeas que me dejó claro que Undershakers quedarían en el pasado, pero que Pauline en la Playa ya formaban parte de mi futuro. Y así ha sido. Las amo locamente.

Janelle Monae – Look into my eyes

Por favor, que algún productor del siguiente Bond escuche The Electric Lady y le pida a Janelle Monae que haga el tema central de la película. Saldremos ganando todos.

Lambchop – Each time I bring it up it seems to bring you down

Otra canción que me chifla de un grupo del que apenas he escuchado nada. Todo por azar, rebuscando hace años entre los discos de mi tío, que encontré este CD y lo puse y no me dijo demasiado hasta que llegó esta cosa tan bonita.

La Casa Azul – Sucumbir

Qué injusto fui con La Polinesia Meridional en La Fonoteca. Escribí lo que escribí unos días después de que se publicara el disco y no tuve la suficiente distancia para entender que esas canciones crecerían, que lo mejor requería muchas más escuchas, que Milkyway volvería a hacer del drama extremo una filosofía de vida. Y aquí estoy, en 2013, emocionándome cada vez que oigo Sucumbir.

Anuncios
Comments
One Response to “Spotify Noviembre: Cuando despertó, el otoño todavía estaba allí”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] es el nuevo videoclip de Kanye West. La canción es Bound 2, un hitazo maravilloso que metí en la última lista de Spotify, y en Jezebel hacían una loa sobre su belleza, que mezcla las camisetas locas y realistas de […]

    Me gusta



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: